685 73 52 27

Hola, ¿qué tal estás?

“La vuelta al cole” ha sido y es la protagonista de informativos, tertulias y conversaciones en todas partes.

En circunstancias normales dejar el ambiente relajado, despreocupado de las vacaciones de verano suele provocar sentimientos y reacciones encontradas en los pequeños. Volver a ver a los compañeros, jugar de nuevo con algunos a los que no habían visto en meses …pero también sufrir los madrugones, estar pendiente del reloj y las clases (esa normalidad que todos los años sirve de tema para pequeños y mayores ,¡cómo cuesta asumir que no podemos hacer lo que nos da la gana con nuestro tiempo!).

Y además este año nos ha tocado convivir con el Covid-19, con medidas de aislamiento, seguridad, higiene…que nos trastoca aun más esa vuelta .

Bueno, pues me gustaría  haceros llegar la cara de ilusión, de entusiasmo y ganas de seguir una rutina que tenía mi hijo de 13 años el primer día de clase.

Harto de pasar toda la jornada en su habitación durante el último trimestre del curso pasado, con un compañero que le proporciona tantas diversiones en su tiempo libre: su ordenador, prefiriendo salir de casa, quedar para llegar hasta clase con sus compañeros y sentir la presencia física de sus profesores. Incluso sentirse vigilado si se pasa hablando más de la cuenta con el compañero.

Lo que me hace pensar que en efecto el cambio a las nuevas tecnologías se ha acelerado y se ha instalado en nuestras vidas , pero también es cierto que lo hemos humanizado, un ejemplo son las videollamadas en los variados dispositivos que utilizamos: móvil, tablet, ordenador, redes sociales ; somos seres humanos y necesitamos ese contacto.: mantener conversaciones ,ver a las personas que nos importan y a las que queremos.

Cuando tengamos controlada esta crisis sanitaria me gustaría pensar que seremos  más conscientes de lo que verdaderamente importa.

Artículos relacionados: