685 73 52 27

Preguntas poderosas:

¿Has hecho el propósito de cambiar algo en tu vida, pero no lo has logrado?

¿Has comenzado con mucha ilusión, pero al poco tiempo lo has abandonado volviendo a tus anteriores rutinas?

El cambio: se entiende como una dinámica propia de los individuos, resultado de complejos procesos de autorrealización, de trauma o de resistencia. Es a fin de cuentas un proceso adaptativo de la mente humana.

Los hábitos: se forman mediante la repetición constante de ciertas rutinas que con el tiempo se vuelven costumbres.

¿Cómo puedo cambiar ciertos hábitos?, seamos sinceros no suele ser fácil.

Para que se produzca un cambio en nuestra vida se requiere motivación y recursos, capacidades y habilidades, con tener ganas no es suficiente.

Si realmente quieres saber cómo conseguir un objetivo sigue leyendo las fases que se detallan a continuación y que están presentes en el proceso de cambio:

1ª PRECONTEMPLACIÓN:

En esta etapa no somos conscientes de que hay algo que debamos cambiar. Es posible que las personas de nuestro alrededor sean más conscientes que nosotras mismas de aquellos comportamientos que sería interesante que cambiáramos.

2ª CONTEMPLACIÓN:

Empezamos a cuestionarnos la posibilidad de realizar cambios, analizando las ventajas y los inconvenientes que podría tener un nuevo hábito en nuestra vida. Es una etapa de análisis y no tiene porqué llevarnos a la siguiente fase, puesto que podemos decidir que no es el momento de cambiar.

3ª PREPARACIÓN:

Ya hemos decidido cambiar o implantar un nuevo hábito y existe una intención clara de empezar lo antes posible.

Es el momento de evaluar cuáles son nuestras FORTALEZAS y DEBILIDADES para alcanzar nuestro objetivo.

4ª ACCIÓN:

Desarrollamos el plan diseñado y nos centramos en poner en práctica las estrategias planificadas para llegar al objetivo; además , realizamos una evaluación de resultados.

Si nuestras estrategias nos acercan a los objetivos y si cumplen nuestras expectativas.

SITUACIONES QUE PUEDEN LIMITAR NUESTROS PROGRESOS:

Si no cumplimos las expectativas podemos llegar a la conclusión de que es demasiado difícil hacer el cambio o que es mucho esfuerzo para los beneficios que vamos a obtener. Estas conclusiones pueden llevarnos a tomar la decisión de abandonar el proceso de cambio de forma temporal o definitivamente.

También se puede dar la situación de “confiarnos” en que lo tenemos todo bajo control y despistarnos a la hora de seguir con el plan de cambio. Tiene el peligro de volver sin darnos cuenta a los viejos comportamientos y llevarnos a sentir frustración y decepción con nosotros mismos.

5ª MANTENIMIENTO:

Se produce la consolidación del cambio. El objetivo es ajustar la precisión de las conductas instauradas para que se hagan de forma automática y formen parte de nuestro repertorio de conductas.

En esta etapa es muy importante seguir premiándote por los logros, siempre que vayan en sintonía con los comportamientos nuevos adquiridos.

Por ejemplo: si estoy comprometida con el objetivo de no hacer más compras emocionales y comprar solamente lo que es básico y necesario no puedo permitirme un refuerzo de jornada de tiendas o consultas y compras de artículos online. Elaboraré con anterioridad una lista de caprichos y seré selectiva con lo que adquiera y no me dejaré llevar por el momento o las emociones.

6ª LA RECAÍDA:

Desde el primer momento debemos ser conscientes de la posibilidad de recaer en viejos hábitos.

Aquí debemos distinguir entre CAÍDA y RECAÍDA. En la primera, podemos presentar conductas que teníamos antes del cambio, pero reconducimos la situación poniendo en marcha las estrategias del plan que hemos diseñado y volviendo a la acción.

La recaída hace referencia al abandono del proceso de cambio y puede darse tanto en la fase de acción como en la de mantenimiento.

Si te enfrentas a una recaída analiza cual ha podido ser el DETONANTE y qué puedes hacer para evitarlo o aprender de él en el futuro. En general , los detonantes que se suelen presentar son : presencia de emociones difíciles, manejo de estas emociones difíciles, manejo de los momentos de diversión y placer, vivencia de los problemas físicos y psicológicos y la propia  percepción del cambio al creer que se progresa poco o que es más difícil de lo que imaginamos, por último pero no menos importante las metas mal definidas.

Si te ha interesado el tema y quieres poner en práctica las estrategias para lograr un cambio contacta conmigo y reserva plaza en el taller: “ Motivación de cambio y hábitos” que realizaré próximamente en Amurrio .