685 73 52 27

1. Lo primero de todo es conocerte a ti misma.

El Autoconocimiento te lleva a saber cuáles son tus fortalezas y también cuáles son tus límites; eleva tu autoestima, ya has llegado hasta aquí y te protege de TU CRÍTICO INTERIOR.

2. Dormir adecuadamente, lo que tu cuerpo necesita.

En Psicología hablamos de Ritmo Circadiano para referirnos al ciclo natural de cambios físicos, mentales y de comportamiento que experimenta nuestro cuerpo en un ciclo de 24 horas. Los ritmos circadianos se ven afectados principalmente por la luz y la oscuridad y están controlados por un área pequeña en medio del encéfalo llamada núcleo supraquiasmático NSQ, que se encuentra en el hipotálamo.

Cuando se altera tu ritmo circadiano se pueden dar los siguientes síntomas: somnolencia excesiva diurna, desorientación, disminución de las capacidades cognitivas, insomnio en los períodos de descanso y sueño no reparador. Por ello, es importante en momentos de esfuerzo para tu cerebro una rutina del sueño.

3. Hidratación continua.

Ya que mejora el rendimiento cognitivo. La deshidratación provoca una caída de la capacidad de concentración en un 15% y una disminución de la memoria a corto plazo del 10%. A partir del 1% de deshidratación corporal disminuye la memoria de trabajo.

Si te cuesta beber solamente agua puedes probar con zumos y batidos naturales que además te aportan vitaminas, fibra y minerales.

4. Alimentación saludable y también agradable. 

Aprovecha esta época que pasas más tiempo en casa para regalarte platos sabrosos que te proporcionen momentos de placer preparados por ti misma o por otra persona.

5. Estira tus músculos y el cuerpo entero al comenzar el día. 

Existen opciones para todos los gustos: pasear por un parque cercano, salir a correr, un rato de yoga o moverte al ritmo de la música como en una sesión de zumba. El baile libera tensión, estrés y activa el cerebro. En general, mejorará nuestro estado de ánimo.

6. Planifica tu rutina de estudio. 

Asegúrate de cumplir los tiempos y descansa al menos 15 min cada dos horas o fíjate las pausas de acuerdo a tu ritmo de estudio.

¿Conoces la técnica Pomodoro?  Básicamente esta técnica tiene en cuenta que para mejorar nuestro rendimiento intelectual debemos organizar el tiempo de estudio de acuerdo al funcionamiento de nuestro cerebro con sus momentos en modo activo y de descanso.

7. Escucha tu música favorita en los descansos. 

La música libera Dopamina, produciendo gran placer como también lo hacen la comida, el sexo o las drogas en el sistema límbico.

8. Aprovecha los momentos de higiene corporal.

Como las duchas o un baño de espuma y mímate con jabones perfumados cuyo olor tienen un efecto estimulante. El olfato es un sentido que nos proporciona sensaciones positivas y conecta con nuestro hipotálamo, centro de la memoria en el SNC.

9. Al empezar el día y al finalizarlo unos minutos de relajación.

Incluso desde la cama por medio de una serie de respiraciones profundas. Esta herramienta bien utilizada puede servir para relajarte minutos antes de una prueba o examen.

  1. Si has llegado a leer hasta aquí ¡felicidades!,te quieres lo suficiente para apreciar quelo más importante en momentos de estrés eres tú y que cuidándote mejorarán tus resultados.

Espero que estas recomendaciones te aporten finalmente el bienestar emocional y si necesitas profundizar no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Un abrazo desde el corazón.