685 73 52 27

¡Hola! ¿Qué tal estás?

Este ejercicio forma parte de un curso que estoy haciendo y me gustaría compartirlo contigo. La actividad consiste en completar el círculo de gratitud. Para ello, debes seguir los siguientes pasos:

  • Elige una situación con la que te sientas agradecido (actual o pasada).
  • Describe la acción que has emprendido para agradecer.
  • Observa y describe la respuesta del interlocutor/es o del entorno.
  • Identifica los sentimientos que te produce.
  • Observa la actitud y las emociones positivas que provoca en ti ante las nuevas situaciones.

Ana Palacios Piscóloga habla sobre gratitud

Pensando en situaciones o momentos de los que me encuentro agradecida elijo la maternidad. Hace casi 18 años que fui madre por primera vez. Todos los sentimientos, deseos y emociones positivas que albergaba en mi interior se encontraron de repente con un bebé en brazos. Desde antes de que naciera ya me sentía responsable y deseaba cuidar y proteger a esa personita encantadora que se convertiría con los años en una joven independiente, segura de sí misma y feliz. Cuatro años después llegó el segundo nacimiento y con él se completó y enriqueció aún más mi rol de madre. Me propongo ofrecer a mis hijos responsabilidades y límites porque les quiero y porque pienso que así estarán más preparados para salir al mundo cuando llegue su momento.

Descubro por sus conductas y sus palabras que saben discernir lo que está bien de lo que está mal, que hemos inculcado en ellos ciertos valores de respeto, ética y compromiso con los demás y me produce un gran sentimiento de orgullo; en especial cuando ambos se relacionan entre sí con amor y compañerismo. Lo más placentero que puede sentir una madre es ver como sus hijos se quieren y acompañan porque trasciende el amor que siente por ellos. Me siento muy feliz porque cuando yo no esté a su lado confío en que se ayudarán y compartirán mi recuerdo, aquellos momentos que vivimos juntos.